Momento espejo

"Papá, Lara, Nacho y la perra están sentados en el agua. Papá y Lara, en las sillitas. Nacho y la perra, directamente sobre el fondo de barro, por sobre el agua asoman el cuello y la cabeza. Es extraño, esta enorme superficie calma los contagió y están los cuatro en silencio, mirando el horizonte de la laguna. Papá pela una naranja lentamente. La cáscara forma una espiral que no se corta, dura de una punta a la otra de la naranja. Abre la fruta por la mitad, saca un gajo, se lo pasa a Lara. Lara se lo pasa cortesmente a su hermano. Nacho se lo va a comer, pero nota que la perra levanta el hocico y olfatea el aire. El resultado del olfateo no es una cara de placer, pero aun así la perra mira al chico, pidiéndole. La perra sabe que a ella no le gusta la naranja. Nacho se da cuenta de que a ella no le gusta la naranja, pero le convida. La perra agarra el gajo, aceptando la amabilidad, trata de que haga el menor contacto posible con su boca, lo sostiene unos segundos, sin moverse, mirando a Nacho, compartiendo el momento familiar, y luego lo deja disimuladamente a un costado. El gajo se hunde despacio en el agua".

Fragmento de Seis centímetros de vacaciones (SM 2015)